miércoles, 10 de febrero de 2010

Las bajas pasiones

Uno es rehén de las pasiones, afirma una señora en la frutería. El frutero, que podría ser bielorruso pero no lo es porque no nació en ese país, responde que eso está muy bien, pero que si quiere manzanas o peras. Entonces una señora que se parece a Ana Botella dice que las peras han de estar con las peras y las manzanas con las manzanas. ¿Y la macedonia de frutas?, intervengo yo. Y me dicen que esos mestizajes son cosas del diablo, que nos tienta con combinaciones de sabores del todo pecaminosas.

1 comentario:

Pepita dijo...

Pues pequemos hermanos,que el mundo se acaba y nos queda poco tiempo!