domingo, 21 de febrero de 2010

Gabriel Celaya estaba equivocado

La poesía es un arma cargada de pasado. Una que dispara siempre donde más duele y que a veces te estalla en las manos.

1 comentario:

ficticia dijo...

Cuánta sabiduría...