domingo, 16 de junio de 2013

París

—Desde que me casé, formo parte de la degeneración perdida.

1 comentario:

jordim dijo...

muy grande.