miércoles, 5 de agosto de 2009

El día

Saldrá el sol a su hora, por el este; a eso de las doce estará en su punto más alto, luego irá declinando hasta ocultarse por el oeste también a su hora. Entretanto sucederán unas cosas que no carecen de importancia, o quizá sí, quién soy yo para saberlo.

4 comentarios:

a LEX dijo...

Bueno, bueno.

Flo dijo...

y lo que te pase a ti mientras dure el viaje del sol tambien carecera de importancia?

Morella dijo...

Quién eres tú para no querer saberlo hombre...

ISA dijo...

Creo que en ese trayecto no nos coskamosss ni de la mitad de las cosasss,andamos tan inmersos en florituras superficiales....que nos olvidamos de lo verdaderamente importanteeee!!!!